“Si no trabajo, no como”

Por Ángel Dejesús (Texto y fotografía)

 

¿De qué lo tienes? 

“De colita, tamarindo, parchita (maracuyá) y coco”. Así respondió José López mientras caminaba con su carrito de helados en plena manifestación del 20 de abril. Los vende a mil bolos (bolívares) y llevan leche condensada.

López tiene 34 años de edad, apoyó el gobierno revolucionario hasta el día que falleció Hugo Chávez y tiene con el carrito ocho años.

“Vendo mis raspados a los opositores en sus manifestaciones. Ayer (19 de abril) me acerqué a la marcha roja, pero qué va. Ellos son muy cochinos. Dejan las calles siempre sucias”, comentó el heladero.

Asegura ser revolucionario, chavista pero no madurista. “Prefiero venirme para acá. Ellos luchan por un mejor país, yo trabajo y los apoyo.”

Si la marcha avanza, él avanza. Si retrocede, hace lo mismo. 

Anda sin mascara, con su rostro cubierto de Malox y con su carrito.

“Hay días que hasta los guardias aprovechan y me compran. Yo quiero trabajar. Si no trabajo, no como y aprovecho estos días buenos”, dice mientras camina en la Autopista Francisco Fajardo a la altura de Las Mercedes, en Caracas.

Estos últimos días de protesta se ha quedado en la parroquia El Valle, ubicada al sur de la capital, en casa de un familiar para poder salir temprano y cumplir con la jornada del día. José también es Venezuela y Venezuela no se rinde.

¿Quieres conocer otras Miradas de #SomosVenezuela?

Venezuela, el país inexplicable

19 de abril: La primera víctima