El ayudante del librero

Por Ángel Dejesús (Texto y fotografía)

Si entras por Plaza Venezuela a la Universidad Central (UCV) –una de las principales del país–, encontrarás un personaje muy conocido por todo “ucevista”. Es canoso y siempre anda con un libro en la mano.

Pero el 5 de mayo ese personaje tuvo que hacer diligencias y dejó a su empleado Ramón Luis Ramírez a cargo del negocio de libros de la puerta Tamanaco de la UCV. El hombre de 66 años aprovecha para leer sobre la historia de Venezuela y la universal, mientras cuida de cinco perros y ocho gatos que siempre lo acompañan. “Yo no me meto en esos problemas. Es mi trabajo. Es digno y debo cuidarlo en todo momento”, dice mientras los estudiantes intentan atravesar un operativo de seguridad para llegar al Ministerio de Interior, Justicia y Paz en protesta al Gobierno de Nicolás Maduro.

Ramírez vive en la calle. Tiene nueve hijos pero no los ve. “Como lo que consigo, lo que me regalan o lo que logro comprar con lo que me gano”, dice mientras los estudiantes insultan a los oficiales de seguridad. Unos minutos más tarde, las bombas lacrimógenas comenzarán a surtir efecto sobre él y sus animales. Ramírez se verá obligado a marcharse preocupado por lo que pueda suceder con su puesto de trabajo.

 #SomosVenezuela – También te puede interesar:

El hambre, la censura y la (des)información

Historias de la represión en la sala de emergencias